Saltar al contenido

Neurobiología de los trastornos psicológicos: un fascinante viaje por el funcionamiento de nuestro cerebro.

    La neurobiología es la ciencia que estudia el funcionamiento del sistema nervioso y su relación con el comportamiento y la mente. Los trastornos psicológicos son alteraciones del pensamiento, la emoción o la conducta que causan malestar o dificultades en la vida cotidiana. 

    ¿Qué relación hay entre la neurobiología y los trastornos psicológicos? ¿Qué factores biológicos influyen en el desarrollo y el tratamiento de estas condiciones? En este artículo vamos a explorar algunas respuestas a estas preguntas.

    ¿Qué relación hay entre la neurobiología y los trastornos psicológicos? 

    Los trastornos psicológicos tienen una base biológica, es decir, están relacionados con cambios o anomalías en el cerebro o en el sistema nervioso. Estos cambios pueden ser genéticos, epigenéticos, hormonales, inmunológicos, inflamatorios o ambientales. 

    Por ejemplo, se ha encontrado que algunos genes aumentan el riesgo de padecer esquizofrenia, depresión o trastorno bipolar. También se ha observado que el estrés, la falta de sueño, la mala alimentación o el consumo de drogas pueden alterar el equilibrio químico del cerebro y afectar a la regulación de las emociones, el aprendizaje o la memoria.

    ¿Qué factores biológicos influyen en el desarrollo y el tratamiento de estas condiciones?

    Los trastornos psicológicos también afectan a la estructura y la función del cerebro. 

    Se ha demostrado que la depresión se asocia con una reducción del volumen de algunas regiones cerebrales implicadas en el procesamiento emocional, como el hipocampo o la amígdala. Asimismo, se ha comprobado que el trastorno obsesivo-compulsivo se relaciona con una hiperactividad de los circuitos fronto-estriados, que intervienen en el control de los impulsos y las conductas repetitivas.

     Estos hallazgos sugieren que los trastornos psicológicos no son solo un problema psicológico, sino también un problema neurológico.

    La neurobiología no solo nos ayuda a comprender mejor los trastornos psicológicos, sino también a mejorar su diagnóstico y su tratamiento. 

    Además, mediante intervenciones farmacológicas, psicoterapéuticas o estimulación cerebral se puede modificar el funcionamiento del cerebro y aliviar los síntomas de los trastornos psicológicos. Estas intervenciones pueden ser personalizadas según las características biológicas de cada paciente.

    En conclusión, la neurobiología es una disciplina fundamental para entender los trastornos psicológicos desde una perspectiva integradora que tenga en cuenta tanto los aspectos biológicos como los psicológicos. Nos permite conocer los mecanismos cerebrales que subyacen a las alteraciones del pensamiento, la emoción o la conducta y nos ofrece herramientas para mejorar su prevención, su diagnóstico y su tratamiento.

    Si eres psicólogo o te desarrollas profesionalmente en esta área te invitamos a formar parte de nuestro curso sobre neurobiología de los trastornos psicológicos impartido por Joana Pérez, neuropsicóloga y psicóloga sanitaria en EREA.

    ¡Síguenos en instagram!