Saltar al contenido

Autoestima: la clave para una vida plena y feliz.

    La autoestima es la valoración que tenemos de nosotros mismos, de nuestras capacidades, cualidades y defectos. Es la forma en que nos vemos y nos sentimos, y cómo nos relacionamos con los demás. La autoestima influye en todos los aspectos de nuestra vida: nuestra salud, nuestro trabajo, nuestras relaciones, nuestros sueños y nuestros objetivos.

    ¿Por qué es tan importante la autoestima para nuestro bienestar?

    Tener una buena autoestima significa aceptarnos tal como somos, con nuestras fortalezas y debilidades, sin juzgarnos, confiar en nosotros mismos y en nuestro potencial, y creer que podemos lograr lo que nos proponemos. Significa respetarnos y valorarnos, y exigir el mismo trato de los demás, ser conscientes de nuestros límites, pero también de nuestras posibilidades de superarlos.

    Es la clave para una vida plena y feliz, porque cuando nos queremos y nos valoramos, somos más felices, más optimistas, más creativos, más resilientes, más asertivos, más empáticos y más generosos, nos sentimos más libres, más auténticos, más seguros y más satisfechos. Cuando tenemos una buena autoestima, podemos disfrutar más de la vida y de todo lo que nos ofrece.

    ¿Cómo podemos mejorar nuestra autoestima?

    1. La buena noticia es que la autoestima no es algo fijo ni inmutable, sino que se puede desarrollar y fortalecer con el tiempo y con la práctica. Hay muchas formas de mejorar nuestra autoestima, pero aquí te compartimos algunas:


      – Reconoce tus logros y tus virtudes. Haz una lista de todas las cosas que has hecho bien en tu vida, de todos los retos que has superado, de todas las habilidades que tienes, de todos los elogios que has recibido. Léela cada día y añade nuevos elementos cuando los encuentres. Agradece todo lo bueno que hay en ti y en tu vida.


      – Acepta tus errores y tus defectos. Nadie es perfecto ni tiene que serlo. Todos cometemos errores y tenemos cosas que mejorar. En lugar de criticarte o castigarte por ellos, aprende de ellos y úsalos como oportunidades de crecimiento. Sé compasivo contigo mismo y perdónate cuando sea necesario.


      Cuida tu cuerpo y tu mente. Tu cuerpo es tu templo y tu mente es tu herramienta más poderosa. Aliméntalos bien, haz ejercicio regularmente, duerme lo suficiente, medita, relájate, diviértete. Haz cosas que te hagan sentir bien contigo mismo y con el mundo.


      – Rodéate de personas positivas y que te quieran. Aleja de tu vida a las personas tóxicas, que te critican, te juzgan o te hacen sentir mal. Busca el apoyo y la compañía de personas que te acepten, te respeten, te valoren y te animen a ser tú mismo. Exprésales tu cariño y tu gratitud.


      – Afronta tus miedos y sal de tu zona de confort. No dejes que el miedo te paralice o te limite. Atrévete a hacer cosas nuevas, a explorar tus intereses, a cumplir tus sueños. Cada vez que lo hagas, estarás demostrándote a ti mismo que eres capaz de mucho más de lo que crees.


      – Sé fiel a ti mismo y a tus valores. No trates de complacer a los demás ni de adaptarte a lo que se espera de ti. Sé tú mismo en todo momento, con tus gustos, tus opiniones, tus sentimientos. Defiende lo que crees y lo que quieres. Sé honesto contigo mismo y con los demás.


      Estas son solo algunas ideas para mejorar tu autoestima, pero hay muchas más. Lo importante es que empieces hoy mismo a trabajar en ello, porque te mereces quererte y valorarte como la persona maravillosa que eres. 


      Recuerda: la autoestima es la clave para una vida plena y feliz.