Saltar al contenido

Altas capacidades en niños: mitos y realidades

    Los niños con altas capacidades son aquellos que muestran un rendimiento superior al promedio en uno o más ámbitos del desarrollo cognitivo, como el razonamiento, la memoria, la creatividad o el lenguaje.

    Estos niños suelen tener una gran curiosidad por el mundo que les rodea, un alto nivel de motivación por el aprendizaje y una capacidad de abstracción y análisis muy desarrollada.

    Mitos sobre los niños con altas capacidades

    Existen muchos mitos y prejuicios sobre los niños con altas capacidades que pueden dificultar su identificación, su atención educativa y su desarrollo socioemocional. 

    Algunos de estos mitos son:

    1. Los niños con altas capacidades son genios que lo saben todo. Falso. 

    Estos niños no tienen porqué tener un conocimiento enciclopédico de todas las materias ni ser expertos en todo lo que hacen. 

     

    Su potencial intelectual les permite aprender con mayor facilidad y profundidad, pero también necesitan estimulación, orientación y apoyo para desarrollar sus habilidades y competencias.

    1. No necesitan ayuda ni adaptaciones en el aula. Falso. 

    Los niños con altas capacidades pueden experimentar aburrimiento, frustración o desmotivación si el currículo escolar no se adapta a sus necesidades e intereses. 

    Estos niños requieren de una atención educativa diferenciada que les ofrezca retos acordes a su nivel de desarrollo y que les permita explorar sus áreas de interés y talento.

     

    1. Son arrogantes, antisociales o problemáticos. Falso. 

    No tienen porqué presentar dificultades de adaptación social o conductual. 

    Su personalidad puede variar según su temperamento, su autoestima, su entorno familiar y escolar y otros factores. Algunos pueden ser extrovertidos, sociables y líderes, mientras que otros pueden ser introvertidos, reservados o independientes. 

    Lo importante es que se sientan aceptados, respetados y comprendidos por sus iguales y por los adultos.

    altas capacidades

    ¿Cómo incentivar a los niños con altas capacidades?

    Existen algunas estrategias que pueden ayudar a estimular a los niños con altas capacidades, tanto en el ámbito familiar como en el escolar. Algunas de ellas son:

    – Identificar sus fortalezas y debilidades.

    – Enriquecer su currículo con contenidos más complejos, variados y multidisciplinares.

    – Fomentar su creatividad

    – Potenciar su autoestima y su autonomía.

    – Promover su socialización. 

    Actividades para niños con altas capacidades

    Estos niños tienen necesidades educativas especiales que no siempre se cubren en el sistema escolar. Por eso, es importante ofrecerles actividades que estimulen su creatividad, su curiosidad y su motivación por aprender. 

    Aquí te proponemos algunas ideas de actividades para niños con altas capacidades que puedes hacer en casa o en el aula.

    Juegos de lógica y estrategia: Los juegos de mesa como el ajedrez, las damas, el sudoku o el tangram son excelentes para desarrollar el razonamiento lógico-matemático, la concentración y la planificación. Además, fomentan la autoestima y la tolerancia a la frustración.

    Experimentos científicos: Los niños con altas capacidades suelen tener una gran curiosidad por el mundo que les rodea y por entender cómo funcionan las cosas. Por eso, realizar experimentos sencillos con materiales cotidianos puede ser una forma divertida y educativa de satisfacer su sed de conocimiento. Por ejemplo, se puede hacer un volcán con bicarbonato y vinagre, un arcoíris con un prisma o un imán con una aguja y un imán.

    – Lectura y escritura creativa: La lectura es una actividad fundamental para el desarrollo cognitivo y emocional de los niños con altas capacidades. Les ayuda a ampliar su vocabulario, su comprensión lectora y su imaginación. Además, les permite identificarse con personajes y situaciones que les interesan o les inspiran. La escritura creativa es otra forma de expresar sus ideas, sentimientos y fantasías. Se puede animar a los niños a escribir cuentos, poemas, diarios o cartas sobre temas que les apasionen o les inquieten.

    Arte y manualidades: El arte es una forma de comunicación y de expresión que favorece el desarrollo de la creatividad, la sensibilidad y la inteligencia emocional. Los niños con altas capacidades pueden disfrutar de actividades artísticas como pintar, dibujar, modelar, recortar, pegar o coser. Estas actividades les permiten explorar diferentes materiales, técnicas y estilos, así como crear sus propias obras originales.

    Deporte y naturaleza: El deporte y el contacto con la naturaleza son beneficiosos para la salud física y mental de todos los niños, pero especialmente para los que tienen altas capacidades. El deporte les ayuda a liberar energía, a mejorar su coordinación, su equilibrio y su resistencia, y a fomentar el trabajo en equipo y el respeto a las normas. La naturaleza les ofrece un entorno estimulante y relajante, donde pueden observar, explorar y aprender sobre los seres vivos y los fenómenos naturales.

    En conclusión, los niños con altas capacidades son un grupo heterogéneo y diverso que necesita de una atención integral que reconozca sus fortalezas y sus necesidades, que potencie sus talentos y que favorezca su bienestar emocional.

    Reserva una cita con nuestros especialistas en psicología infantil y pedagogía para incentivar el desarrollo de tus peques.